Pensamientos Sobre el Amor y las Enfermedades

Louise L. Hay

Amarse a sí mismo, para mí, comienza con jamás criticarnos por nada. El ser comprensivos y amables con nosotros mismos, nos ayuda a lograr el cambio.

Toda enfermedad proviene de un estado de – no perdonar-  y perdonar significa soltar, liberar. Lo único que necesitamos hacer es estar dispuestos a perdonar y el Universo se encargará de hacerlo.

      

            HIPÓCRATES , Padre de la Medicina

A quien desee la salud, hay que preguntarle primero si está dispuesto a suprimir las causas de su enfermedad, solo entonces será posible ayudarle.

      

     Deepak Chopra

La vida no es una carrera, sino un florecer.

Cuando ansías ser amado por otros, pierdes la oportunidad de hallar la auto aceptación.

“En su verdadera naturaleza, la vida es cómoda, fácil, nada forzada e intuitivamente correcta. Esto significa que el estado de autorrealización es el más natural.

Hay que aprender a aceptar tu vida, no como una serie de hechos del azar, sino como un sendero del despertar, cuya finalidad es el máximo de gozo y plenitud”

SOY PERFECTO TAL COMO SOY. TODO EN MI VIDA SUCEDE PARA MI BIEN ÚLTIMO. SOY AMADO Y SOY AMOR. 

El fin de la búsqueda de amor está más allá de la conducta, pues a su debido tiempo, la mente decide mirar hacia dentro; cuando lo hace, la búsqueda se transforma en una búsqueda del yo esencial, el yo que sabe que “soy amor”.

       Es la verdad más  básica: eres amor, eres compasión, eres belleza, eres existencia y el ser. Eres conciencia y espíritu.   

  

 Lise Bourbeau

Amarnos significa concedernos el derecho de vivir nuestras experiencias y amar a los demás es concederles el derecho de vivir sus propias experiencias.

Esto significa: darte el derecho de ser humano, con tus miedos, tus creencias, tus límites, tus fuerzas, tus debilidades, tus deseos y tus aspiraciones. En fin, darte el derecho de ser como eres ahora.

Y todo esto se debe hacer sin juicios morales de bueno o malo, correcto o incorrecto. Viviéndolo solamente como una experiencia, con el conocimiento de que siempre habrán consecuencias, agradables o no, resultantes de las decisiones tomadas.


     RAMTHA 

      Nunca reces para que se le quite la enfermedad a otra entidad. ÁMALA: sabe que su voluntad la ha creado y ten la gracia y la compasión de permitirle que haga con su vida lo que desee. Es mejor decirle a la entidad: “Bendito seas. Que se haga tu voluntad”, porque ello anima al alma de su ser a poner en acción su sabiduría para crear lo que la entidad necesita experimentar. El amor más profundo que se puede tener por otro consiste en dejar a la entidad en paz y permitirle la gracia para que haga lo que sea necesario para completar su aprendizaje y su felicidad.

    El cuerpo es una maravillosa máquina, es el resultado de los procesos de pensamiento del que lo habita.  Cada pensamiento que una entidad tiene se graba en el alma como emoción, y  esa emoción envía a cada célula en el cuerpo una chispa eléctrica que alimenta a cada célula.

    El amor, la libertad de expresión, el aprecio por la belleza invisible, la paciencia, vivir el momento, permitir que la vida sea, todas esas actitudes envían chispas de salud y eternidad a las células del cuerpo.

     Cuando tus actitudes como odio, celos, sentimientos de indignidad, inseguridad, culpa, ira, fracaso, pena, etc., no permiten que tu vida se exprese en libertad y tranquilidad, el cuerpo a la larga reflejará tus actitudes y se enfermará.

      La actitud es la cura: es lo que sana. Cuando uno empieza a amarse a sí mismo y a sacar de sus procesos de pensamiento las actitudes que inhiben la vida, entonces la paz y la armonía  empezarán a reinar dentro de las estructuras celulares.   

   Pero, ante todo, la persona debe querer ser sanada.

      Sé quien eres y ámate a ti mismo primero, sobre todas las cosas. Ama tu cuerpo, hónralo y respétalo. Sé tan tierno y compasivo con tu propio ser, tan puro e ilimitado en tus procesos de pensamiento, que te cures en tu propia actitud y tu propio cuerpo.


 

    ECKHART TOLLE

EL MOMENTO PRESENTE ES COMO ES.  

     Cualquier cosa que contenga el momento presente, acéptelo como si usted lo hubiera escogido. Trabaje siempre con el, no contra él. Conviértalo en su amigo, en su aliado. Esto transformará su vida milagrosamente.

      Mientras sea incapaz de acceder al poder del ahora, cualquier dolor emocional que usted experimente dejará un residuo de sufrimiento que permanecerá en usted.  Se funde con el dolor del pasado, que ya estaba allá, y se aloja en su mente y en su cuerpo.

      El dolor que usted crea ahora es siempre una forma de no aceptación, una forma de resistencia inconsciente a lo que es.  En el nivel del pensamiento, la resistencia es una forma de juicio.   En el nivel emocional, es una forma de negatividad.

      El cuerpo del dolor emocional: Tiene dos formas de ser: latente y activo.  Este cuerpo se alimentará de cualquier experiencia que resuene con su propio tipo de energía, cualquier cosa que cree es dolor en alguna forma: rabia, destructividad, odio, tristeza, drama emocional, violencia, enfermedad.

El cuerpo del dolor  no  quiere que usted lo observe directamente  y lo vea como es.

Porque se rompe la identificación y aparece una dimensión de conciencia más alta llamada PRESENCIA.

 

 Permanezca presente, consciente.       Sea el guardián alerta de su espacio interior. Necesita estar suficientemente presente para poder observar el cuerpo del dolor directamente y sentir su energía y transmutarla en bienestar.

Estar inconsciente implica una ausencia total del observador.

     La atención consciente sostenida corta el lazo entre el cuerpo del dolor y sus procesos de pensamiento y efectúa el proceso de transmutación y sanación.

Resumiendo. Enfoque la atención en el sentimiento que hay dentro de usted. Reconozca que es el cuerpo del dolor. Acepte que está allí.

No piense en él, no deje que el sentimiento se transforme en pensamiento. No juzgue o analice. No se identifique.

Permanezca presente y continúe siendo el observador de lo que está ocurriendo dentro de usted. Vuélvase consciente, no sólo del dolor emocional sino también de “el que observa”, el observado silencioso.

Ese es el poder del Ahora, el poder de su propia presencia consciente.

Vea entonces lo que ocurre.

            LA MAYOR PARTE DEL SUFRIMIENTO HUMANO ES INNECESARIO. ES CREADO POR UNO MISMO MIENTRAS LA MENTE NO OBSERVADA MANEJE NUESTRA VIDA.



Oración de Ghandi
Ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes y a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles.
Si me das fortuna, no me quites la razón   Si me das éxito, no me quites la humildad.
Si me das humildad, no me quites la dignidad.
Ayúdame siempre a ver la otra cara de la medalla, no me dejes inculpar de traición a los demás por no pensar igual que yo.
Enséñame a querer a la gente como a mí mismo y a no juzgarme como a los demás. No me dejes caer en el orgullo si triunfo, ni en la desesperación si fracaso.
Más bien recuérdame que   el fracaso es   la experiencia que    precede al triunfo.
Enséñame que perdonar es un signo de grandeza y que la venganza es  -una señal de bajeza.
Si me quitas el éxito, déjame fuerzas para aprender del fracaso.

Si yo ofendiera a la gente, dame valor para disculparme y si la gente me ofende,  dame valor para perdonar.
¡Señor…..si yo me olvido de ti, nunca te olvides de mí!

 

 

 

Deja un comentario